TRUCOS IMPRESCINDIBLES PARA REDUCIR EL TIEMPO DE PLANCHADO

Definitivamente, esto del planchado es una de las tareas domésticas más aburridas, más cansadas y que más tiempo nos quita. Seguro que llegará el día que alguien descubrirá la manera de evitarnos todo este trabajo. Pero por el momento, la ciencia y la tecnología no han avanzado lo suficiente como para hacer desaparecer la necesidad de la plancha de vapor.

Así que lo mejor es intentar hacer todo lo posible para que el planchado no se convierta en algo interminable. Y hoy os traemos unos cuantos consejos súper-útiles para conseguir planchar lo menos posible.

Conocer bien el tejido de cada prenda (la lycra, por ejemplo, no es necesario que pase por la plancha), elegir la velocidad de centrifugado de tu lavadora o tender la ropa de la manera adecuada son factores importantes que nos ayudarán, sensiblemente, a reducir el tiempo de planchado.

CONSEJOS PARA REDUCIR EL TIEMPO DE PLANCHADO

Bien, es cierto que hay personas que esto de planchar les sirve como distracción. A algunas incluso les parece relajante. Pero a la mayor parte de los mortales, el planchado es sinónimo de aburrimiento y cansancio. Por suerte, siguiendo estos consejos podemos conseguir que, al menos, no tengamos que pasar tanto tiempo dándole a la plancha de vapor.

Si tenemos una gran pila de ropa por planchar y además le sumamos el hecho de que algunas prendas tienen la mala costumbre de arrugarse con facilidad, nos va a costar aún más ponernos a la tarea. ¿El primer paso? Conocer bien cada tejido. Y es sencillo, la mayor parte de nuestras prendas llevan una práctica etiqueta que indica si precisan de planchado. Así descubriremos que hay tejidos, como la lycra, que no precisan pasar por la plancha.

También es importante que nos acordemos del tema del planchado en el momento de poner la lavadora. Y es que, para evitar más arrugas de las necesarias, la velocidad de centrifugado recomendada es de 500 rpm. Cuanto más aumentemos la velocidad, más arrugas obtendremos y más tiempo pasaremos pelándonos con ellas para alisarlas.

Por otro lado, una vez ha terminado el ciclo de lavado, tenemos la costumbre de pasar la ropa directamente de la lavadora a la plancha de vapor. En cambio, si al sacarla la sacudimos bien y la dejamos secar bien estirada en el tendedero, veremos que muchas prendas tan solo precisarán de una simple pasada de nuestras manos para que queden perfectamente lisas.

En ese sentido, un truco muy práctico con las camisas o las camisetas es ponerlas en una percha y dejarlas colgadas en el baño. Gracias al vapor de agua de la ducha veremos cómo las arrugas desaparecen solas y hará falta plancharlas.

MÁS TRUCOS PARA PODER PLANCHAR MENOS

De la misma manera que os explicábamos lo de elegir la velocidad de centrifugado adecuado en nuestra lavadora para evitar arrugas, también es importante sacar la ropa inmediatamente y no dejarla en el interior de tambor mucho tiempo. Esta mala costumbre también ayuda a que aparezcan más arrugas.

Y, por último, un truco muy práctico para pantalones y camisas, consiste en cerrar los bolsillos con un imperdible. Así evitaremos que las solapas se enrollen y se arruguen.

DADO QUE POR EL MOMENTO, PLANCHAR ES INEVITABLE, ¿NECESITAS UNA PLANCHA DE VAPOR? EN NUESTRA TIENDA ONLINE ENCONTRARÁS LAS MEJORES MARCAS