CÓMO QUITAR UN CHICLE DE LA ROPA CON LA PLANCHA

Hoy os vamos a explicar cómo quitar un chicle de la ropa con la plancha. ¡Con la plancha para ropa, por supuesto! Uno pensaría que eso de encontrarse chicles pegados en la ropa sólo sucede cuando tienes niños en casa pero hoy mismo, sin ir más lejos, al sentarme en una terraza al tomar un café he descubierto la desagradable sorpresa de que algún “simpático” había dejado su regalito de tal modo que me lo he llevado a casa enganchado en mis vaqueros.

Si buscas por internet encontrarás unos cuantos trucos sobre cómo quitar un chicle de la ropa. Pero como aquí nos gusta, sobre todo, hablar de planchas de ropa y además el método que he utilizado hoy, ése es el primero que os voy a explicar. Además, es muy sencillo.

CÓMO QUITAR UN CHICLE DE LA ROPA … CON LA PLANCHA … PARA ROPA

Si te ha pasado como a mí y te has sentado encima de un chicle y se te ha quedado completamente pegado a tus vaqueros, lo primero que tienes que hacer es mantener la calma. ¡Tiene solución! Es muy fácil y tan solo te llevará unos minutos reparar el desastre.

Para poder quitar los restos de chicle con tu plancha para ropa necesitarás:

  • Tu plancha para ropa.
  • Un cartón o una cartulina.
  • Agua
  • Jabón o detergente para la ropa.

Instrucciones

El primer paso es revisar la prenda con detenimiento localizando el alcance de la zona afectada. Simplemente porque puede ser que el chicle esté concentrado en un solo punto pero también puede ser que haya pedazos distribuidos por toda la prenda. De hecho, a mí se me había quedado pegado en el interior de la rodilla, y hasta que no me he dado cuenta pues ha quedado un poco repartido. Así que mejor asegurarse.

A continuación enchufamos la plancha a la corriente y, mientras se va calentando, colocamos sobre la tabla de planchar el cartón o cartulina que vamos a utilizar como base. Encima del cartón (o la cartulina) colocaremos la prenda, de manera que el lado en el que se encuentre el chicle entre en contacto con el cartón.

Cuando tengamos la prenda bien dispuesta y la plancha para ropa ya esté caliente, la pasamos sobre la prenda a temperatura media. Lo haremos tal cual como si plancháramos cualquier pieza de ropa, quitándole todas las arrugas y dejándola bien lisa. Por supuesto, debemos preocuparnos de incidir especialmente en la zona en la que se encuentra pegado el chicle.

Vamos dando pasadas hasta que veamos que, poco a poco, el chicle se va despegando de la ropa y se va pegando al cartón.

Una vez comprobemos que el chicle se ha separado totalmente de la tela tan solo nos quedará lavar la prenda. Lo que sí puede ocurrir, es que el chicle haya dejado alguna mancha en el tejido debido a los colorantes que suelen llevar. En ese caso deberemos tratarla como cualquier mancha y ya está.

 

UN VÍDEO SOBRE CÓMO SACAR UN CHICLE DE LA ROPA CON LA PLANCHA

Como habréis comprobado, la verdad es que no parece muy complicado. La verdad es que a mí no me ha costado mucho y el chicle ha salido fácilmente. Pero para que lo veáis más claro os dejo este vídeo. La única diferencia es que, en el vídeo, en lugar de cartón utiliza una hoja de cuaderno, y en lugar de colocarla por debajo de la prenda (como base), la pone por encima. Pero en realidad el mecanismo y los resultados son exactamente los mismos:

 

OTROS MÉTODOS SOBRE COMO QUITAR RESTOS DE CHICLE DE LA ROPA

Como os decía al principio, usar una plancha para ropa no es el único método de librarse de un chicle. Simplemente es el que he utilizado yo y me ha funcionado. Pero en internet se pueden encontrar muchos más (aunque aún no los he probado y, la verdad, espero no tener que hacerlo):

Uno de los trucos más comentados es totalmente al de la plancha. Consiste en congelar el chicle. Introducimos en una bolsa de plástico la prenda con el chicle hacia arriba. La dejamos en el congelador unas horas. Pasado ese tiempo la sacamos y, con ayuda de un cuchillo sin filo o una espátula separamos el chicle del tejido. Una vez extraído el chicle, ¡con mucho cuidado de no dañar la tela!, deberemos aplicar quitamanchas en la zona afectada.

Otro método es el  del agua caliente. Hervimos una jarra de agua y se la vertimos a la prenda en un barreño sumergiéndola totalmente y dejándola reposar un minuto. Retiramos con un chuchillos, quitamanchas y a la lavadora.

El truco del vinagre es parecido. Calentamos el vinagre y cuando esté a punto de hervir lo vertemos encima del chicle. En ese momento aprovechamos para frotar con un cepillo de dientes.

Y bien, hay muchos más trucos sobre cómo quitar un chicle de la ropa: con alcohol de curar heridas, con gasolina, con acetona, con jabón neutro…

 

¿NECESITAS UNA PLANCHA PARA ROPA?

COSAS MUY PRÁCTICAS QUE NO CREÍAS PODER HACER CON TU PLANCHA DE ROPA

La utilidad de la plancha de ropa es indiscutible. Prácticamente no existe hogar en el que no haya una. Y es que, por mucho que a la mayoría nos guste tan poco esto de planchar, a veces no queda más remedio. Y es que todos tenemos como mínimo alguna prenda que, por mucho que queramos, hay que plancharla por obligación.

Pero lo que quizás nunca se nos había ocurrido es lo versátil que es este pequeño electrodoméstico. La plancha de ropa es un aparato con una suela plana, que transmite una importante cantidad de calor y que, además, es portátil. ¡Imaginad las posibilidades que tiene un aparato de estas características! ¡Muchas más que dejar impecable nuestra camisa de vestir!

Pues, efectivamente, la plancha para ropa tiene una infinidad de usos alternativos. En el artículo de hoy os explicamos unos cuantos.

 

REPARAR PEQUEÑOS ARAÑAZOS EN MUEBLES O SUELOS DE MADERA

Los pequeños arañazos en muebles y suelos de madera son algo de lo más habitual. Una solución es comprar caros productos para repararlas. Pero existe una solución mucho más sencilla y económica que tan solo precisa de nuestra plancha de ropa y una toallita de papel húmeda.

El proceso es muy sencillo. Colocamos una toallita de papel húmeda sobre la ralladura y pasamos la plancha de ropa caliente, realizando movimientos circulares y lentos, durante un par de minutos. Levantamos la toallita y observamos los resultados. Si aún no nos convencen, repetimos hasta que sean satisfactorios.

Así mismo, si tenemos un suelo laminado y el papel ha levantado por una esquina, también podemos solucionarlo con la plancha para ropa. Aplicamos un poco de adhesivo entre el papel y la superficie, cubrimos con una hoja de papel y aplicamos la plancha de ropa a temperatura media.

 

SACAR CERA PEGADA

Cuando usamos velas es muy normal que caiga algo de cera y se nos quede pegada en la mesa o el mantel (¡o en el peor de los casos en la alfombra!). De nuevo tenemos un sencillo truco con nuestra plancha de ropa, pero primero debemos dejar que la cera se seque completamente.

Después rascamos la cera para extraer toda la que podamos. A continuación le colocamos encima una toalla de papel y le aplicamos la plancha para ropa suavemente y a baja temperatura. Poco a poco, la cera se irá pegando a la hoja de papel y así podrás extraerla del todo.

 

ELIMINAR MARCAS DE CALOR DE TAZAS DE LA MESA

Esto pasa a veces: tenemos una fantástica mesa de madera y cometemos el error de dejar la taza de café caliente y humeante sobre su superficie sin usar un posa-vasos. ¿Resultado? Una desagradable marca de calor que creías que ya no iba a desaparecer. Porque si actúas rápidamente, gracias a tu plancha de ropa tiene solución.

Necesitarás un paño de tela delgado y poner la plancha para ropa a temperatura media y con vapor. Pones el paño sobre la marca y aplicas la plancha unos segundos. Compruebas el resultado y si no es satisfactorio, repites.

 

PREPARAR UNOS DELICIOSOS SANDWICHES A LA PLANCHA

Éste es el típico truco de universitario, pero si no tienes una sandwichera en casa, la plancha de ropa es una solución perfecta. Coges el pan de molde, el jamón, el queso o el relleno que prefieras ponerle. Envuelves el sándwich en papel de aluminio y lo colocas sobre una superficie apropiada (la mejor sería la misma tabla de planchar, claro). Lo planchas entre 5 y 10 minutos, le das la vuelta y repites la acción.

ARRANCAR PAPEL PINTADO

Las paredes con papel pintado quizás ya han pasado un poco de moda, pero siempre puede ser útil conocer algún truquillo. Si alguna vez has arrancado papel pintado, ya sabes que puede ser una auténtica paliza y hacerlo con la plancha de ropa es una buena ayuda. Eso sí, requiere de cierta técnica y de mucha paciencia.

Para ello debes tener el papel perforado en la esquina superior de la zona en la que vas a trabajar. Preparas tu plancha para ropa en función vapor y la vas aplicando directamente sobre el papel de 10 a 15 segundos por zona. Eso reblandecerá la cola, y con la ayuda de una espátula te será mucho más sencillo arrancarlo.

LA MEJOR PLANCHA PARA ROPA. CÓMO ELEGIRLA

La plancha para ropa es uno de esos aparatos que, por mucho que no nos gusten, son imprescindibles en el hogar. A poca gente le gusta eso de tener que planchar, pero por mucho que nos neguemos, siempre habrá alguna prenda que, por mucho que nos resistamos, precisará de un planchado. Y por mucho que la cuidemos y por poco que la utilicemos, acaban por estropearse y toca cambiarla.

Cuando tenemos que comprar una plancha para ropa, acostumbramos a centrarnos en el precio y en la marca del electrodoméstico. Habitualmente, esos son los dos aspectos que determinan nuestra elección final. Pero de esta manera, no siempre estamos comprando la mejor plancha. De hecho, seguramente ni tan solo estemos adquiriendo la que más nos convenga.

La realidad es que en el momento de elegir planchas de ropa deberíamos de tener en cuenta toda una serie de características que, además de su precio y su marca, son las que determinan realmente si estamos comprando la mejor plancha según nuestras necesidades.

En el artículo de hoy vamos a hablar de esos aspectos importantes que son los que te pueden ayudar a diferenciar las buenas planchas de ropa de las que no valen la pena.

LA SALIDA DE VAPOR

En una plancha para ropa, el vapor es el elemento básico para acabar con las arrugas más rebeldes. Además, incluso te puede ayudar, por ejemplo, a planchar las cortinas directamente sin tener que descolgarlas.

Por lo tanto, si estás buscando cuál es tu mejor plancha para ropa, lo primero que debes fijarte es en la salida de vapor. La cantidad de vapor que producen las planchas de ropa va en función de su potencia. Cuanta más potencia tiene una plancha para ropa, más potencia de salida de vapor tendrá y, por lo tanto, conseguirás un planchado más impecable.

Así que una de las primeras cosas que debes comparar es la potencia de vapor de las planchas que te interesan.

 

LA SUELA DE LA PLANCHA PARA ROPA

Otro aspecto básico en el momento de decidir entre varias planchas de ropa es fijarse en las suelas. Nos interesa una suela que se deslice fácil y suavemente. Una de las elecciones más acertadas suelen ser las planchas para ropa con suela cerámica. Es un material con una gran durabilidad y que difícilmente se penga a los tejidos.

EL PESO DE LAS PLANCHAS PARA ROPA

El peso de las planchas para ropa también es muy importante. Y es lógico decidirse por un modelo que no pese demasiado para que planchar resulte algo fácil y cómodo. No lo parece, pero el planchado es una actividad que suele cargar bastante los brazos y la espalda. Por lo tanto es mejor prevenir futuros dolores o molestias. Eso es aún más relevante si sueles usar a menudo la plancha para ropa. En ese caso, cuanto más ligera mejor.

 

CAPACIDAD DEL DEPÓSITO DE AGUA

Existen una gran cantidad de marcas con una amplia gama de modelos de planchas de ropa. Y eso significa una gran variedad de tamaños con sus correspondientes depósitos, algunos más grandes y otros más pequeños.

Elegir una plancha para planchar con un depósito muy pequeño significa que tendrás que estar rellenándolo constantemente, invirtiendo mucho más tiempo en la tarea. En cambio, elegir un modelo con un depósito demasiado grande, podría representar aumentar el peso de la plancha con los inconvenientes que ya hemos comentado antes.

Una buena solución son los centros de planchado. En los centros de planchado los depósitos son muchos más grandes que en cualquier otra plancha para ropa convencional y como son un accesorio a parte de la plancha en sí, no representan un problema de peso. Por ese motivo, los centros de planchado son una gran solución si eres de esas personas con una gran carga de plancha.

DISPOSITIVO DE SEGURIDAD DE RECALENTAMIENTO

Las planchas para ropa más modernas incorporan un dispositivo de seguridad por el cual, cuando alcanzan la temperatura adecuada, se detienen y no se recalientan. Es una característica muy práctica pues no sólo evita ese problema de recalentamiento. Además te suponen un importante ahorro energético.

Una plancha para ropa a pleno funcionamiento durante una hora seguida, sin este dispositivo de seguridad, consume más electricidad que un televisor o un ordenador encendidos varias horas.

 

FACILIDAD DE LIMPIEZA

Mantener limpia nuestra plancha de planchar es esencial si no queremos traspasar esa suciedad a la ropa acabada de lavar. Por eso es importante escoger un aparato que sea fácil de limpiar. Por ejemplo por algún modelo que incorpore un filtro anti cal y un sistema de autolimpieza. Así, no sólo evitaremos ensuciar la ropa, si no que evitaremos la formación de cal en la suela que da lugar a atascos y fugas de agua.

EL CABLE

Realmente, a la hora de elegir una plancha para la ropa, este aspecto es uno de los que le damos menos importancia. Y la verdad es que es vital para nuestra comodidad mientras planchamos.

Es básico que el largo del cable de la plancha que elijamos sea de la media adecuada para nuestras necesidades. Porque no todas las planchas de ropa llevan un cable con el mismo largo.

Por otro lado, también deberíamos comprobar que ese cable conecte con una base que lleve algún tipo de dispositivo que le permita pivotar y nos facilite los movimientos a medida que vamos planchando.

 

ÚLTIMOS CONSEJOS PARA ELEGIR LA MEJOR PLANCHA PARA ROPA

Además de todas las características antes comentadas, hay unos cuantos aspectos que también puedes tener en cuenta en el momento de escoger tu plancha de planchar:

  • Las planchas modernas suelen incorporar una pantalla digital con la que podemos incorporar valores como la presión del vapor y la temperatura. Es un extra muy práctico y cómodo.
  • También puedes valorar otras funciones, como por ejemplo que incluyan sistema antigoteo.
  • Al elegir una plancha para ropa, debes hacerlo pensando en el uso que vas a darle tú.
  • Y también es importante tener en cuenta la garantía del producto.

QUEMADURAS DE PLANCHA EN LA ROPA… ARGHHH!!!!

Encontrarse con quemaduras de plancha en la ropa es uno de los mayores desastres que nos podemos encontrar al planchar. Y aún más si en ese momento estábamos con nuestra prenda favorita. Pero es algo que puede suceder por varios motivos: por un simple despiste con la plancha para ropa, por no saber controlar bien la temperatura de la plancha, porque nuestro aparato ya tiene sus años y deberíamos cambiarlo o, simplemente, porque no sabemos planchar y no deberíamos acercarnos nunca más a ese artilugio.

Pero sea por el motivo que sea, una quemadura de plancha en la ropa es algo que le puede pasar a cualquiera. Y lamentablemente, parece que la única solución es tirar esa prenda a la basura. Por mucho aprecio que le tengamos y por mucho que nos guste.

¡Pues no! Una quemadura de plancha no es el fin de una prenda. ¡Aún tiene solución! De hecho, existen unos cuantos trucos que podemos emplear paras solucionar el desastre. Y en este artículo vamos a contártelos. Lo único que debes de tener en cuenta en que en todos ellos es vital la rapidez. No esperes a terminar toda la pila de planchado para dedicarte a la prenda quemada. Ponte en acción enseguida. El tiempo que pierdas en dedicarte a ella puede marcar la diferencia entre quitar toda la mancha o dejar el tejido con una desagradable marca oscura con esa forma tan reconocible.

1er TRUCO PARA QUITAR QUEMADURAS DE PLANCHA EN LA ROPA

  • En cuanto nos hayamos dado cuenta de que nuestra plancha de ropa ha dejado marcada una prenda empezamos dándole un enjuagado rápido. Esto prepara el tejido para el absorber el detergente que usaremos luego, arrastrará cualquier resto chamuscado y nos dará una idea clara del alcance de la quemadura.
  • Acto seguido frota la macha con detergente. Hazlo suavemente con los dedos impregnando bien todo el tejido. Lo ideal es que sea detergente líquido, pero si no tienes puedes usar detergente en polvo con agua formando una pasta ligera. No uses aún lejía ni cualquier otra solución especial.
  • Si tu prenda soporta la lejía (comprueba la etiqueta) remójala en una solución de agua y lejía. En unos cuatro litros de agua puedes echar 1 o 2 tazas de lejía. Recuerda mover la mezcla de vez en cuando.
  • Tras este tratamiento previo la lavas en la lavadora en su ciclo normal. Puedes añadir más ropa en el mismo ciclo sin ningún problema.
  • Cuando esté lista la lavadora la sacas y revisas la mancha. Con suerte estará menos visible, pero puedes repetir el ciclo de lavado varias veces. Cuando esté lista, si el clima lo permite, la secas con la luz directa del sol (pero no más de un día).
  • Si esto no ha funcionado es que la quemadura de tu plancha ha sido demasiado fuerte y no tiene solución.

2º TRUCO PARA QUITAR QUEMADURAS DE PLANCHA EN LA ROPA

  • Éste es el truco preferido de muchos lavanderos y, para ello, usaremos agua oxigenada. Colocamos la prenda sobre una superficie plana, mojamos un trapo en el agua oxidada y cubrimos la mancha con él. Si tienes amoniaco a mano, puedes salpicar unas gotas directamente sobre la mancha para que potencie al agua oxigenada.
  • Acto seguido cubres el paño mojado de agua oxigenada con un paño seco.
  • Calientas tu plancha de ropa a una buena temperatura (no es necesario que sea extremadamente alta). Y empiezas a pasarla suavemente encima de los trapos. Ten paciencia porque el proceso de activación del peróxido de hidrógeno del agua oxigenada lleva un rato.
  • Ves revisando la mancha de vez en cuando y si el trapo mojado con agua oxigenada se seca vuelvo a remojarlo. Así mismo, si habías echado gotas de amoniaco en la mancha ves repitiendo la acción de vez en cuando. Si ves que el trapo de encima se moja, reemplázalo por otro seco.

3er TRUCO PARA QUITAR QUEMADURAS DE PLANCHA EN LA ROPA

  • Si los trucos anteriores no te han servido aún quedan posibilidades para esa mancha de quemadura de plancha de ropa. Puedes exprimir el jugo de un limón sobre la mancha.
  • Después la sumerges en un recipiente con agua caliente entre 15 y 30 minutos.
  • Y finalmente la sacas y la secas como de costumbre.
  • Sólo debes vigilar que las prendas que no son aptas para la lejía tampoco aceptan muy bien este truco.

 

4º TRUCO PARA QUITAR QUEMADURAS DE PLANCHA EN LA ROPA

  • Otro truco bastante popular en internet consiste en atacar nuestra mancha quemadura de plancha con vinagre. Remojas una esponja o un trapo en vinagre blanco y frotas la mancha.
  • Dejas reposar la prenda durante 10/15 minutos y después la enjuagas en agua fría.
  • Finalmente, como en el truco del limón, la secas como de costumbre.
  • Es muy importante que uses vinagre blanco pues otras variedades culinarias podrían causar nuevas manchas aún más difíciles de quitar.

5º TRUCO PARA QUITAR QUEMADURAS DE PLANCHA EN LA ROPA

  • Este truco es sólo útil para las prendas de lana. La lana tiene la particularidad de que al quemarse pierde tejido.
  • Pero se pueden recuperar las quemaduras rallando un poco de tiza. Echamos el polvo sobre la prenda húmeda y la dejamos al sol para que se seque. Este proceso ayudará a quitar la mancha de la quemadura de la plancha y a eliminar las fibras quemadas.

6º TRUCO PARA QUITAR QUEMADURAS DE PLANCHA EN LA ROPA

  • Las quemaduras de plancha más fuertes pueden no salir con ninguno de los métodos anteriores, pero aún queda un truco un poco desesperado.
  • Consiste en utilizar un abrasivo suave como una lima de uñas o papel de lija y raspar la superficie quemada. No es un método muy seguro pues es muy fácil hacer un agujero en el tejido. Pero útil si la única alternativa es ya tirar la prenda.