TABLA DE PLANCHAR

Si hiciéramos una encuesta sobre cuál es la tarea del hogar que menos nos gusta, sin duda, una de las menos populares sería planchar. Siempre resulta algo agotador, y si además en casa hay alguien que use camisas de manera habitual, planchar puede resultar una tarea terrible, con esas pilas de ropa que parece que no acaban nunca.

¿Pero por qué es tan agotador planchar? Una de las respuestas es porque la mayoría de las personas no utilizamos la tabla de planchar adecuada. En ocasiones la altura de la tabla es demasiado baja y nos obliga a estar doblados durante horas. En cambio, en otras ocasiones, la tabla para planchar está demasiado alta y, al forzar la postura, acabamos con los brazos cansados. En resumen, la clave está en elegir la tabla de planchar adecuada.

 

COMPRAR LA TABLA PARA PLANCHAR QUE NECESITAMOS

Comprar una tabla de planchar no tiene mucho misterio. Y las podemos encontrar muy baratas en cualquier sitio. La cuestión es si esa tabla tan barata cumple con nuestras necesidades: que se adapte a nuestra altura, el lugar donde la almacenaremos, los tejidos que plancharemos, el tipo de plancha que usamos. Todos esos aspectos debemos tenerlos en cuenta en el momento de elegir nuestra tabla de planchar.

Altura

Es muy importante elegir una tabla para planchar con altura ajustable. Habitualmente, la tablas suelen medir 120 x 30 cm, pero lo que debemos fijarnos es en la altura, que puede variar entre 75 y 85 cm.

También existen tablas de planchar fijas. Pero entonces deberemos asegurarnos de que se adapten bien a la altura de nuestros brazos.

Caballete

En una tabla para planchar, el caballete es uno de los elementos básicos. Su función es soportar el peso de la tabla, hacer de eje y abrir correctamente. Es importante que nos aseguremos de que los elementos estén bien fijados y que la fabricación sea de calidad para que ningún componente se salga o se rompa. En la parte inferior de las patas suelen tener unos tacos para evitar el deslizamiento y aumentar su estabilidad.

Reposaplanchas

Si una tabla de planchar no tiene reposaplanchas va a ser bastante incómodo el planchado (a no ser que se trate de una (mini-tabla). Una tabla debe tener una superficie robusta que soporte el peso de la plancha y no dañe su suela.

Almohadilla

Entre la funda exterior y la propia tabla hay una almohadilla que ayuda a amortiguar y hacer que el planchado sea más eficaz al permitir la circulación del vapor y que las prendas de ropa se estiren mucho mejor al paso de la plancha. Cuanto más grueso sea ese acolchado mucho mejor.

 

ADEMÁS DE TABLAS DE PLANCHAR, EN NUESTRA TIENDA TAMBIÉN ENCONTRARÁS:


Aviso Legal

Política de cookies