CENTROS DE PLANCHADO. UNOS CONSEJOS PARA COMPRAR

En general, a casi todos nos gusta llevar la ropa bien planchada. Sí, es cierto que hay unos cuantos/as despreocupados/as que no les importa mucho el tema. Pero en realidad, quien más quien menos, se siente especialmente cuando viste una prenda recién planchada. El problema es que no es fácil conseguir un planchado perfecto. Aún menos si no somos unos  expertos en la tarea. Lo habitual es utilizar las tradicionales planchas de vapor. Pero tenemos una opción que nos puede hacer la vida más fácil: los centros de planchado.

CENTROS DE PLANCHADO, GRANDES E INESPERADAS VENTAJAS

Los centros de planchado son ideales para los tipos “tranquilos” como yo, que nos gusta ir acumulando ropa para plancharla toda de una vez. Realmente es una manera delicada de decir que no soporto planchar y, simplemente, lo voy aplazando hasta que ya no me queda más remedio que ponerme a ello.

Pues, como os decía, un centro de plancha, como también se les conoce, son la solución ideal. ¿Por qué? Pues porque tienen un depósito mucho más grande que cualquier de las muchas planchas de vapor convencional. Así que te permiten planchar un montón de ropa de una tirada.

¡Y sin cansarse! Porque otra de las ventajas de los centros de planchado es que el depósito de agua no está incorporado en la plancha. Y eso la hace mucho más ligera. Por lo que la tarea es menos sufrida.

Además, la central de plancha es perfecta para prendas que resisten las altas temperaturas, ya que la emisión de vapor facilitará mucho el trabajo. Y si se trata de prendas que no aguantan tanto calor, tampoco no tiene por qué haber ningún problema. Ponemos una suela adicional y ya está. Pero entonces tendremos que ser cuidadosos. Tanto al ponerla como al quitarla. ¡Podemos quemarnos!

QUÉ DEBEMOS DE TENER EN CUENTA AL COMPRAR UN CENTRO DE PLANCHADO

En el mercado podemos encontrar una gran variedad de marcas de centros de planchado con una gama de modelos con precios que van desde los 90 euros hasta los varios cientos. Habitualmente, cuanto mayor sea el precio, probablemente sea debido a que el centro de plancha incorpore un número mayor de funciones. Por eso es conveniente conocer las características generales de estos aparatos, qué es lo que nos pueden aportar y elegir uno que se ajuste a nuestras necesidades.

Tiempo de puesta en marcha

El tiempo de puesta en marcha o tiempo de calentamiento es la cantidad de tiempo que tardan los centros de planchado en general el vapor y alcanzar la presión necesaria para que éste salga con la fuerza y el caudal adecuados.

En los modelos más viejos, esta puesta en marcha solía ser de entre 10 y 12 minutos. Pero los centros de planchado más modernos suelen tardar entre 2 y 3 minutos, según la potencia en wattios de cada dispositivo.

La capacidad del depósito de agua.

Es uno de los aspectos más importantes a valorar al elegir nuestro centro de plancha. Cada marca suele disponer de una variedad de medidas en función de sus gamas y modelos. Y es una cuestión que debemos valorar con atención: cuanto mayor sea el depósito, menos viajes haremos a rellenarlo.

En la mayoría de centros de planchado que encontramos en el mercado se suelen encontrar depósitos entre 0,8 y 1,5 litros. Pero también podemos encontrar modelos con grandes depósitos de hasta 2 y 2,5 litros. Para que nos hagamos una idea, con un consumo de vapor normal-abundante, con un depósito de dos litros podríamos estar planchando tres horas de forma continuada sin necesitar de recargar.

De todas formas, debemos de tener en cuenta, que a mayor peso del depósito, más pesada será la base del centro de planchado. Recordad que en los centros de planchado, el depósito de agua no se encuentra en la plancha, si no que está en la base. Por lo que nos obliga a disponer de una tabla de planchar para centros de planchado.

También es importante que nos fijemos en que el depósito permita ver con claridad el nivel de agua en todo momento. La mayor parte de los centros de planchado tienen un indicador LED que te indica cuándo es necesario rellenar el depósito. Pero no está de más tener un control más visual.

Y, por último, también es importante que el depósito lleve filtro de cal. En nuestro país existen muchas zonas de aguas duras. La incorporación de un filtro de cal multiplica por 10 la durabilidad de nuestro centro de plancha.

Los bares de presión.

Cuanto mayor presión de salida tenga nuestro centro de plancha, mucho mejor. Por lo tanto, cuantos más bares indique que tienen los centros de planchado, pues significa que el vapor saldrá con mayor fuerza y, por lo tanto, le será mucho más fácil eliminar cualquier arruga con menos esfuerzo. Así, si lo deseamos, podremos utilizar nuestro centro de plancha como una plancha vertical, algo muy práctico si queremos encargarnos de elementos colgados como cortinas o como trajes en su percha.

Para que nos hagamos una idea, la presión recomendable se encuentra entre los 4 y los 6 bares.

La salida de vapor

Otro aspecto básico en el momento de mirar centros de planchado. Dado que el objetivo del vapor es relajar las fibras de los tejidos que estamos planchando gracias a su alta temperatura y su humedad, cuanto mayor sea la producción de vapor, pues mejor. Obvio.

En general, un caudal aceptable de vapor se encuentra entre los 90 y los 120 gr/minuto.

Pero además, podemos encontrar modelos de centros de planchado con la práctica opción de Golpe de Vapor. Se trata de puntuales disparos de vapor más potentes, específicos para áreas rebeldes o para plancha vertical. Lo habitual es ver modelos con Golpe de Vapor de entre 240 y 260 gr/minuto, pero ya empiezan a ser normales modelos que alcanzan los 300 e incluso los 400 gramos/minuto.

La suela de la plancha

La suela de la plancha también es un aspecto muy importante que debemos de tener en cuenta. De hecho, es el elemento del centro de plancha que estará en contacto con nuestra ropa y que, en definitiva, asegurará que el planchado sea realmente efectivo, la distribución del vapor sea la adecuada y que la plancha sea duradera.

Habitualmente, en los centros de planchado que hay en el mercado actualmente, podemos encontrar suelas fabricadas con los siguientes materiales:

  • Aluminio: Por un lado es un buen conductor de calor, pero tiene la desventaja de que proporciona una menor capacidad de deslizamiento, así como una menor resistencia a los arañazos. Además, estas suelas suelen ser más complicadas de limpiar.
  • Acero inoxidable: Las suelas de acero inoxidable son resistentes y tienen una buena resistencia a los arañazos. Además, dependiendo de la marca, pueden tener una buena capacidad de deslizamiento.
  • Compuesto cerámico: El compuesto cerámico es uno de los mejores materiales que podemos encontrar en una suela de un centro de plancha. Tienen un magnífico deslizamiento, distribuyen muy bien el calor, son fáciles de limpiar y, además, son muy duraderas.
  • Paladio: Definitivamente, es el mejor material. Con el mismo rendimiento que las suelas cerámicas, las de paladio tienen la ventaja añadida de que se van limpiando ellas solas mientras vas planchando.

Peso, transporte y almacenamiento

Los centros de planchado son electrodomésticos súper útiles con una serie de ventajas que superan muchas veces a las planchas de vapor convencionales. Pero tienen la desventaja de ser bastante grandes y pesadas que éstas, por lo que requieren un mayor espacio de almacenamiento y su transporte puede hacerse engorroso.

Si tienes previsto mover mucho tu centro de plancha te convendrá hacerte con un modelo lo más ligero posible. Pero para que te hagas una idea, de media, los centros de planchado suelen pesas entre los 4,5 y los 6 Kg.

Una cuestión muy práctica es elegir un modelo con la opción del cable retráctil o que permita enrollarlo en la base del centro de plancha. Esta opción nos dejará todo el equipo bien ordenado y sin cables colgando.

Y también es muy práctica una opción que incorporan la mayoría de fabricantes. Consiste en un cierre de seguridad. Al activarlo la plancha queda fija a la base del centro de plancha, impidiendo que se mueva o se caiga.

La opción de apagado automático

Aunque la mayor parte de los fabricantes suelen incorporarla, ésta es una opción a la que no se le da mucha importancia. De hecho, ni las marcas suelen destacarla. Sin embargo, es un aspecto vital a tener en cuenta: es muy fácil despistarse y, en un descuido, dejarse la plancha encendida.

Su funcionamiento es muy sencillo: si el dispositivo detecta ciertos tiempos de inactividad prolongados, él mismo se desconecta. Esos tiempos suelen variar en función de la marca o el modelo, aunque acostumbran a estar entre los 7 y los 10 minutos de inactividad. De hecho, hay algunos modelos que hasta incorporan un apagado automático a los 30 segundos si detectan que la plancha está en posición horizontal y no hay ningún movimiento. Así evitaremos quemar alguna prenda o la misma tabla de planchar.

 

RESUMIENDO: CLAVES PARA ELEGIR CENTROS DE PLANCHADO

A modo de resumen, estos son los aspectos principales a tener en cuenta cuando vamos a comprar un centro de plancha:

  • Cuanto más vapor mejor.
  • Cuanto más grande el depósito mejor. Más vale prevenir.
  • Siempre con filtro de cal.
  • Una presión de vapor de entre 4 y 6 bares.
  • Una salida de vapor de entre los 90 y los 120 gr/minuto.
  • Evitar las suelas de aluminio y dar preferencia a las de acero inoxidable y a las cerámicas.
  • Siempre con opción de apagado automático.
  • Elegir siempre marcas conocidas y consolidadas: Rowenta, Polti, Bosch, Philips, etc.

 

¿NECESITAS UN CENTRO DE PLANCHADO? VISITA NUESTRA SECCIÓN EN LA TIENDA ONLINE

¿BUSCAS UNA PLANCHA DE VAPOR CONVENCIONAL?

 

Fuente Infografía: centrosdeplanchado.com